psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos
 

 

 Sociología - Michel Foucault (1975) Vigilar y Castigar - Resumen - Página 7 de 10

 

VIGILAR Y CASTIGAR

Michel Foucault

(continuación) DISCIPLINA

LA COMPOSICIÓN DE FUERZAS

Desde fines S XVII el problema técnico de la infantería ha sido el de liberarse del modelo físico de la masa. Se busca hacer útil a cada individuo y rentable la formación de las tropas. Pero estas razones económicas han llegado a ser determinantes a partir de la invención del fusil: permitía explotar la potencia de fuego al nivel individual; e inversamente, hacía de todo soldado un blanco posible, exigiendo por ello una mayor movilidad.
 

Ocasionaba, por tanto, la desaparición de una técnica de masas en provecho de las unidades y los hombres a lo largo de líneas prolongadas, relativamente flexibles y móviles. De ahí la necesidad de inventar una maquinaria cuyo principio no fuera ya la masa móvil o inmóvil, sino, una geometría de segmentos divisibles cuya unidad de base fuera el soldado móvil con su fusil.

Los mismos problemas cuando se trata de constituir una fuerza productiva cuyo efecto deba ser superior a la suma de las fuerzas elementales que la componen. “La fuerza productiva específica de la jornada laboral combinada es una fuerza productiva social de trabajo, o fuerza del trabajo social. Surge de la cooperación misma” (Marx).

Aparece así una exigencia nueva para la disciplina: construir una máquina cuyo efecto se llevará al máximo por la articulación concertada de las piezas elementales de que está compuesta. La disciplina no es ya simplemente un arte de distribuir cuerpos, de extraer de ellos y de acumular tiempo, sino de componer unas fuerzas para obtener un aparato eficaz. Esta exigencia se traduce de diversas maneras.

 

 
 
  1. El cuerpo singular se convierte en un elemento que se puede colocar, mover, articular sobre otros (combinación de los cuerpos). Su fuerza no es ya la variable principal que lo define, sino el lugar que ocupa, la regularidad. El hombre de tropa es un fragmento de espacio móvil, antes de ser una valentía o un honor. Reducción funcional del cuerpo, pero también inserción de este cuerpo-segmento en un conjunto sobre el cual se articula. El cuerpo se constituye como pieza de una máquina multisegmentaria.

  2. Piezas igualmente, las diversas series cronológicas que la disciplina debe combinar para formar un tiempo compuesto, de manera que la cantidad máxima de fuerzas pueda ser extraída de cada cual y combinada en un resultado óptimo. Ejemplo: se apela en los grandes talleres a niños y ancianos como mano de obra barata. También se ha comenzado por confiar a los escolares mayores tareas de simple vigilancia, después de control del trabajo, y más tarde de enseñanza: todo el tiempo de los alumnos ha quedado ocupado en enseñar o en ser enseñado, contribuyendo así al proceso general de enseñanza.

  3. Esta combinación cuidadosamente medida de las fuerzas exige un sistema preciso de mando. Toda la actividad del individuo disciplinado debe ser sostenida por órdenes terminantes cuya eficacia reposa en la brevedad y la claridad; la orden es precisa y basta que provoque el comportamiento deseado. Ejemplo: entre el maestro que impone la disciplina y aquel que le está sometido, la relación es de señalización: se trata no de comprender la orden, sino de percibir la señal. Situar los cuerpos en un mundo se señales a cada una de las cuales está adscrita una respuesta obligada. El soldado disciplinado comienza a obedecer mándesele lo que se le mande. La educación de los escolares debe hacerse de la misma manera: pocas palabras, ninguna educación. El alumno deberá aprender el código de señales y responder automáticamente a cada una de ellas.
 
   

En resumen, puede decirse que la disciplina fabrica a partir de los cuerpos que controla cuatro tipo de individualidad, o más bien, una individualidad dotada de cuatro características: es celular (por el juego de la distribución espacial), es orgánica (por el cifrado de las actividades), es genética (por la acumulación del tiempo), es combinatoria (por la composición de fuerzas). Y para ello utiliza cuatro grandes técnicas: construye cuadros; prescribe maniobras; impone ejercicios; en fin, para garantizar la combinación de las fuerzas, dispone “tácticas”. La táctica, arte de construir, con los cuerpos localizados, las actividades codificadas y las aptitudes formadas, unos aparatos donde el producto de las fuerzas diversas se encuentra aumentado por su combinación calculada, es la forma más elevada de la práctica disciplinaria. En este saber, los teóricos del S XVIII veían el fundamente general de la práctica militar.

Es posible que la guerra como estrategia sea la continuación de la política. La “política” ha sido la continuación del modelo militar como medio fundamental para prevenir la alteración civil. La política ha tratado de utilizar el dispositivo del ejército perfecto, de la masa disciplinada. Si hay una serie política-guerra que pasa por la estrategia, hay una serie ejército-política que pasa por la táctica. Es la estrategia la que permite comprender la guerra como una manera de conducir la política entre los Estados; es la táctica la que permite comprender el ejército como un principio para mantener la ausencia de guerra en la sociedad civil. Los historiadores de las ideas atribuyen fácilmente a filósofos y juristas del S XVIII el sueño de una sociedad perfecta; pero ha habido también un sueño militar de la sociedad; su referencia fundamental se hallaba no en el estado de naturaleza, sino en los engranajes cuidadosamente subordinados de una máquina, en las coerciones permanentes, en la educación y formación indefinidamente progresivos, no en la voluntad general, sino en la docilidad automática. Los militares y los técnicos de la disciplina, elaboraban los procedimientos para la coerción individual y colectiva de los cuerpos.





[anterior]        -        [siguiente]

Ir a página 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 8 - 9 - 10 de este resumen


 
 

Palabras claves: Michel Foucault, vigilar, castigar, suplicio, disciplina, panoptismo.

 
Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina