psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos
 

 

 De la División del Trabajo Social - Emile Durkheim - Página 4 de 5

División Social del Trabajo - ¿Cuál es su función?

Si el trabajo se divide más a medida que las sociedades se vuelven más voluminosas y más densas, no es porque las circunstancias exteriores sean más variadas, es porque la lucha por la vida es más ardiente (visión darviniana).

Darwin observó que la competencia de dos organismos es mucho más viva cuanto más análogos son. Algo muy distinto ocurre si los individuos que coexisten son de especies diferentes.

Los hombres soportan la misma ley. En una misma ciudad, las diferentes profesiones pueden coexistir sin dañarse recíprocamente, pues persiguen objetos diferentes. Sin embargo, mientras más se acercan las funciones, más puntos de contacto hay entre ellas; en consecuencia, están más expuestas a combatirse.

Si la sociedad cuenta efectivamente con más miembros al mismo tiempo que están más cerca unos de otros, la lucha es todavía más ardua y la especialización resultante más rápida y más completa.

Una ruptura de equilibrio en la masa social, suscita conflictos que sólo pueden resolverse por una división del trabajo más desarrollada: tal es el motor del progreso.

 

 


Luego, la división del trabajo es un resultado de la lucha por la vida, es decir, de la competencia, pero con un desenlace suavizado. Gracias a ella, los rivales no están obligados a eliminarse mutuamente sino que pueden coexistir unos al lado de los otros. También, a medida que se desarrolla, provee los medios para mantenerse y sobrevivir a un mayor número de individuos que, en sociedades más homogéneas, estarían condenados a desaparecer.

Otras cuestiones de importancia:

Toda nueva especialización tiene como resultado aumentar y mejorar la producción. Un progreso sólo puede establecerse si los individuos sienten realmente la necesidad de productos más abundantes o de mejor calidad. Pero si nos especializamos no es para producir más, sino para poder vivir en las nuevas condiciones de existencia que se nos presentan.

La división del trabajo une al mismo tiempo que opone
; hace converger las actividades que diferencia; acerca lo que separa. Consiste en la partición de las funciones hasta entonces comunes, y no puede realizarse según un plan preestablecido, sino que es necesario que se haga a sí misma y progresivamente. No coloca frente a los individuos, sino a las funciones sociales.




Según Spencer (utilitarista), una sociedad, en el sentido científico, sólo existe cuando a la yuxtaposición de individuos se agrega la cooperación. Este pretendido axioma es lo inverso a la verdad: Spencer plantea al individuo como anterior a la sociedad. Posee una visión económica de la división del trabajo.

Es evidente, como dice A. Comte, “que la cooperación, lejos de haber podido producir la sociedad, supone necesariamente su previo establecimiento espontáneo”. Lo que acerca a los hombres son causas mecánicas y fuerzas impulsivas.

La cooperación compleja que resulta de la división del trabajo es un fenómeno ulterior y derivado. La asociación y la cooperación son dos fenómenos distintos, y si el segundo al desarrollarse transforma el primero, si las sociedades se transforman cada vez más en grupos de cooperadores, la dualidad no se desvanece por eso.

Esta importante verdad fue desconocida por los utilitarios, entre ellos Spencer. Éstos suponen en el origen individuos aislados e independientes que sólo pueden entrar en relación para cooperar, pues no tienen otra razón para franquear el intervalo que los separa y para asociarse.

Según Spencer, para que la sociedad pueda formarse es necesario que las unidades primitivas pasen del estado de independencia perfecta al de dependencia mutua. Pero para los seres que están destinados por naturaleza a una vida libre y solitaria, un sacrificio semejante es el más intolerable que existe, ya que heriría violentamente su inclinación fundamental.

La cooperación, un hecho social, sometido a normas sociales no puede nacer de ellas.

Se objetará la división internacional del trabajo, donde los individuos entre quienes el trabajo se divide no pertenecen a una misma sociedad. Pero hay que recordar que un grupo puede, conservando su individualismo, ser envuelto por otro más amplio que contiene varios del mismo género.

Aclaración: Si en ciertos casos pueblos enemigos intercambian productos de una manera más o menos regular, hay que ver en estos hechos simples relaciones de mutualismo que no tienen nada en común con la división del trabajo.
También puede suceder que en una sociedad en particular, una cierta división del trabajo y, especialmente la división del trabajo económico, esté muy desarrollada, aunque el tipo segmentario allí todavía sea muy pronunciado.

[anterior] - [siguiente]

Ir a página 1 - 2 - 3 - 4 - 5

 

Palabras claves: Durkheim, sociedades, división social del trabajo, Darwin, Spencer

 

Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina