psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos

 

 Psicopatología - Esquizofrenia - Página 1


 ¿Qué es la Esquizofrenia?

La esquizofrenia es el clásico trastorno conocido como "locura". Se incluye en el apartado "Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos" dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV), avalado internacionalmente por la comunidad científica.

Las personas esquizofrenicas presentan claros síntomas psicóticos, principalmente ideas delirantes y alucinaciones manifiestas, sin tener conciencia de su enfermedad. Por ejemplo, un individuo puede manifestar ideas irreales sobre un complot ejercido contra su persona, escuchando voces o interpretando mensajes hostiles provenientes del televisor, de la radio, o de la simple mirada esquiva de un vecino.

La esquizofrenia es una alteración que persiste durante por lo menos 6 meses e incluye por lo menos 1 mes de síntomas de la fase activa (por ejemplo, 2 o más de los siguientes: ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento gravemente desorganizado o catatónico y síntomas negativos). A su vez, la esquizofrenia presenta subtipos, de acuerdo a ciertas características del cuadro: esquizofrenia paranoide, desorganizada, catatónica, indiferenciada o residual.

 

 


Esquizofrenia Criterios para el diagnóstico de esquizofrenia

Para diagnosticar esquizofrenia deben cumplirse los siguientes criterios:

A. Síntomas característicos:
2 o más de los siguientes, cada uno de ellos presente durante una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):

(1) ideas delirantes
(2) alucinaciones
(3) lenguaje desorganizado, por ejemplo, incoherencia o des-carrilamiento frecuente o incoherencia
(4) comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
(5) síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia

Nota: Sólo se requiere un síntoma del Criterio A si las ideas delirantes son extrañas, o si las ideas delirantes consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces conversan entre ellas.

B. Disfunción social/laboral: Durante una parte significativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad, como son el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno (o, cuando el inicio es en la infancia o adolescencia, fracaso en cuanto a alcanzar el nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral).

C. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el Criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos de síntomas prodrómicos y residuales. Durante estos períodos prodrómicos o residuales, los signos de la alteración pueden manifestarse sólo por síntomas negativos o por dos o más síntomas de la lista del Criterio A, presentes de forma atenuada (por ejemplo, creencias raras, experiencias perceptivas no habituales).


 


D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo - y del estado de ánimo:
El trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos se han descartado debido a: 1) no ha habido ningún episodio depresivo mayor, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase activa; o 2) si los episodios de al teración anímica han aparecido durante los síntomas de la fase activa, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los períodos activo y residual.

E. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica. El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga de abuso, un medicamento) o de una enfermedad médica.

F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: Si hay historia de trastorno autista o de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

 

El diagnóstico de un subtipo en particular se basa en el cuadro clínico que motivó la evaluación o el ingreso y, por tanto, pueden cambiar con el tiempo. Para cada uno de los subtipos siguientes se aporta en el DSM IV una descripción y criterios diagnósticos por separado: tipo paranoide, tipo desorganizado, tipo catatónico, tipo indiferenciado, tipo residual. Estos subtipos de esquizofrenia están definidos por la sintomatología predominante en el momento de la evaluación. Si bien las implicaciones pronósticas y terapéuticas de los subtipos son variables, los tipos paranoide y desorganizado tienden a ser, respectivamente, los de menor y mayor gravedad.


Ir a página 2 - [Siguiente]


Palabras claves: esquizofrenia, psicosis, locura.

 

Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina