psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos

 

 

 Ciencia y Psicoanálisis - Página 1 de 3


 
CIENCIA Y PSICOANALISIS


 

 


Si se habla de ciencia moderna, siguiendo a Alexandre Koyré, se habla de la ciencia formalizada, de la física matematizada, la física galileana.  Es decir, a la ciencia le interesa la verdad formalizada, puesta en fórmulas. En este sentido Galileo afirmaba que “la naturaleza está escrito en caracteres geométricos”, implicando la suposición de una lógica regular en la naturaleza.

Para Koyré, entonces, se platean tres cuestiones básicas: 1) hay un corte entre la episteme antigua y la ciencia moderna (corte mayor); 2) la ciencia moderna es la ciencia galileana, la física matematizada; 3) se matimatiza el objeto, despojándolo así de sus cualidades.

La ciencia galileana combina empiricidad y matematización. Su objeto es el universo, es una ciencia literalizada (lo empírico es literalizable, puede escribirse en caracteres geométricos). También se produce la unión ciencia-técnica.

La ciencia moderna parte de elementos contingentes para llegar a leyes y elementos necesarios. Plantea leyes universales y necesarias, hasta que se demuestre lo contrario. La ciencia reduce así la realidad a fórmulas para ver las relaciones, operando una reducción del material.

Las formulas tienen por función fijar un sentido en un lenguaje muy simple sin apelar a calificativos. Aquello que una fórmula toma, es lo que es, funciona así, no va más allá de esa significación. Se daría como un abrochamiento sgdo-ste. En este sentido es que Lacan, en su seminario II, dice que la cs a través de las fórmulas hizo callar a los planetas, “les cerró el pico”. Las letras de las formulas se presentan así como pseudosignificantes o significantes puros ( por ser sin sujeto y por ser significantes sin significado). Lacan así se apoyará en esta para dar una de sus principales definiciones del significante: “el significante en cuanto tal no significa nada” (seminario III).

El significante preexiste al sujeto. El sujeto entra en un mundo donde existen significantes. Por lo tanto, hay primero primacía del significante, y el sujeto tendrá que ubicarse allí. El sujeto se plantea como efecto de la relación significante: por la oposición significante emergerá el sujeto.

Sujeto. Cuando Lacan habla de sujeto, no se refiere a la persona en sí, no es una individualidad empírica, ni tampoco es el yo (moi). Habla de sujeto deseante, sujeto del inconciente, sujeto escindido. Propone una falta en ser: el sujeto no es nada más que el nombre del sujeto, y puede ser pensado en torno al significante: un significante representa a un sujeto para otro significante. El sujeto es efecto del discurso: hay sujeto cuando aparece, cuando “ataca la cadena”; cuando no aparece, es la marca de algo que falta. Pero necesita ser escuchado. El sujeto es en el momento en que emerge, ni antes, ni después, denominándoselo también sujeto evanescente (pulsación temporal). En relación a esto, Lacan dirá que el inconciente no es del orden del ser, ni del no-ser, si no de lo no-realizado, es decir, el inconciente es en acto.


[siguiente]

Ir a página 1 - 2 - 3

 

Palabras claves: ciencia, ciencia moderna, psicoanálisis, sujeto, subjetividad, Lacan, Koyré

 

Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina